Home > Salud > La Liga de la Justicia de los Alimentos

La Liga de la Justicia de los Alimentos

Nutrición

De los nutrientes se empiezan a saber cosas, pero la investigación necesita de modelos metodológicos integrados, para poder apuntar conclusiones a un global, a un grupo de alimentos, a un patrón determinado o a un menú…

La Nutrición es una ciencia joven y tremendamente complicada. No buscamos especificidad de acción, porque con un nutriente encapsulado, no encontramos los resultados que si tendríamos con un medicamento (además de mil millones de euros) diseñado a tal efecto. Buscamos la correcta combinación, un todo.

Escribir artículos, tan de moda, sobre las maravillas de tal o tal nutriente y dónde están contenidos para así atiborrarnos de ese alimento, o de las cápsulas publicitadas, sencillamente, no conlleva a nada.

Y no es que uno esté en contra de la economía de mercado y de crear empleo, al contrario, es una simple cuestión de valores.

Nociones básicas de Nutrición

Está bien que sepamos que las frutas tienen vitaminas. Debería ser asignatura obligatoria en la escuela (esto es lo más importante de este artículo, ruego al editor lo respete), pero como un aprendizaje global, porque ya sabemos que juegan un papel regulatorio fundamental en el organismo.

NutriciónSin ellas las reacciones no van “ni palante, ni patrás”. Y si, sabemos cosas concretas de ellas; por ejemplo la vitamina C es fundamental para la conservación ósea, pero y si, en el afán y a sabiendas de esto último, gracias a un artículo centrado en la vitamina C, el sujeto se concentra en aumentar su consumo de zumos (naturales quiero pensar) por las mañanas descuidando el de lácteos (esto pasa ¿verdad?),  Entonces la vitamina C, a ese nivel, de poco servirá.

El modelo reduccionista tiene su función por supuesto, y es importante. La caracterización química de los miles y miles de compuestos que hayamos en los alimentos, algunos de ellos nutrientes, permite describirlos y también ensayarlos, para saber si existe correlación o no entre sus niveles en nuestro organismo, y los cambios fisiológicos adyacentes, si es que éstos se producen.

¡Encontrar una aguja en un pajar es bastante más fácil!

Este modelo reducionista no es más que un primer escalafón insuficiente para extraer resultados concretos en la mayoría de ocasiones. Mientras, los estudios científicos, publicaciones y demás hallazgos brotan cual árbol en flor, y como de un trampolín olímpico se tratara, pasan a la primera plana mundial, y es aquí donde viene el problema:

Al hacer reglas de tres, en las que tal nutriente hace o interviene en…, el cual está contenido en tal alimento… y por lo tanto su consumo puede atenuar o solucionar un problema… ¡Quizás ya seríamos inmortales!… (no por favor).

Convirtiendo en terrenal el poder de los alimentos

En la actualidad lo que más se habla es de alimentos de traje azul y la “S” en el pecho. Por favor… El profesional de la salud cualificado para una materia concreta es el único capacitado para dimensionar y contextualizar las informaciones que provienen del mundo científico (o cualquier “otro”).

NutriciónDe modo que las “Health Media” tienen una muy alta responsabilidad social con las informaciones que dan. Mucha más que si tratan de aspectos de ocio, automoción, gastronomía, etc.

Es por todo esto que los mayores avances suelen ser empíricos, observacionales, y relacionan los patrones dietéticos de las poblaciones con los cambios fisiológicos o fisiopatológicos que éstas experimentan.

Así, se haya un paralelismo entre determinados tipos de cáncer y determinados patrones dietéticos, pero de ahí a hacer un estudio genético para saber cómo alimentarse o qué nutrientes son antitumorales y no padecer dicha degeneración crónica es como la distancia entre la Tierra y la Galaxia más lejana conocida.

Se sabe que determinados nutrientes pueden dejar en fase estacionaria alguna enfermedad, pero en conjunto depende de tantas, tantas cosas, que trivializar con esto en los medios, como tan frecuentemente ocurre, o montar conglomerados comerciales, es de una frialdad insuperable, que genera falsas expectativas en las personas.

No olvidemos que estamos jugando con su salud, al fin y al cabo.

También te puede interesar…
concurso culinario
Una nueva edición del Campeonato de Pintxos Amstel Oro
jornadas gastronomicas
Creatividad y alta cocina con Setas
Feria alimentaria
Sabores de Vanguardia en Fruit Attraction
evento gastronomico
Vuelve el Califato Gourmet

Deja una Respuesta

Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptando las condiciones nos está dando su consentimiento a la utilización de las mismas y validando nuestra política de privacidad Aviso Legal ACEPTAR

fsm-suscript

Suscríbete al Magazine

Recibe cómodamente las últimas actualizaciones de nuestro equipo de redacción en tu correo electónico.

Gracias! y Bienvenido a la comunidad de Food Service Magazine. Revisa la bandeja de entrada de tu correo electrónico para completar el proceso de suscripción.