Home > Producto > ¿Conoces qué alimentos no se deben conservar en el frigorífico?

¿Conoces qué alimentos no se deben conservar en el frigorífico?

conservación de alimentos

Muchas veces creemos que refrigerar ciertos alimentos, nos garantizara una mejor conservación y estado de los mismos.

Este es el caso que hoy nos ocupa, donde intentaremos desmitificar esa sobredosis de frío para alguno de nuestros principales aliados de la alimentación diaria.

¿Quién no ha metido junto con las frutas y verduras unos tomates en la Nevera?, parece obvio, pero nada más lejos de la realidad. El delicioso fruto Rojo no debe nunca conservarse en el Frigorífico, la temperatura ambiente le ayuda a conservar mejor sus propiedades textura, y sobre todo la maduración.

Este es solo un ejemplo, ahora detallaremos los que consideramos más perjudicados por refrigerarlos en vez de conservarlos en ambiente, ya sea por costumbre, mal asesoramiento o simplemente por desconocimiento.

7 Alimentos que “nunca” deberíamos meter en la nevera

  • El Aceite

El oro líquido de nuestra cocina, necesita tener toda su textura y untuosidad perfecta para aliñar y cocinar los alimentos. En el momento que lo bajamos de temperatura se condensan sus partículas y se forma una masa homogénea y dura, haciéndolo difícil de usar hasta que recupera con la recuperación de calor su estado natural.

Lo mejor para conservar todo su sabor y propiedades en mantenerlo lejos de la luz y en un lugar fresco, no frío. 

  • El Café

El frío es el peor enemigo para el aroma, y con el grano de café o molido, su especial característica queda anulada.

Su sabor también pierde propiedades al adherirse a él ese manto blanquecino que oculta todo su potencial. Lo mejor, aislarlo y cerrar bien el envase que lo contenga y a reposar en un lugar fresco y sin luz.

  • El Chocolate

Al igual que su compañero de color oscuro, el chocolate en contacto con temperaturas muy bajas, genera esa capa blanquecina que anula en parte su sabor, además de poder absorber como una esponja los olores de sus compañeros de balda.

Los sitios frescos y siempre bien cerrado en su envoltorio, aseguran todas sus características de aroma y sabor, pero las altas temperaturas estivales bien merecen de vez en cuando que le hagamos un hueco en la nevera, eso si bien cerrado y consumiéndolo rápidamente al abrirlo, sin dejar que sea parte del logotipo de la nevera por meses…

  • Los Huevos

¿Dónde los cogemos en el supermercado?, al lado de la leche, ¿verdad? ;y siempre en ambiente…, pero su verdadera realidad es la fecha de consumo, que es la que garantiza que se pueda o no comer en perfecto estado.

Su conservación a temperatura ambiente es perfecta, siempre y cuando ésta no sea la del asfixiante calor estival, ya que su verdadero enemigo son los cambios bruscos de temperatura.

Las neveras tienen huevera y eso seguramente sea los que nos lleve inmediatamente al comprarlos a dejarlos perfectamente ordenados en su lugar.

  • La Miel

Su composición y PH hace de este néctar de los dioses, que necesite estar en un estado equilibrado para poder producir todos sus beneficios al organismo, es decir sin refrigerar para evitar que sus moléculas se agrupen y se forme una masa sólida.

La cristalización a la que se le somete al estar expuesta a bajas temperaturas, hace que al volver a su estado líquido, pierda parte de sus propiedades y nutrientes.

Realmente queremos consumirla semi-líquida nunca sólida, somos humanos no abejas, y nuestra intención es alimentarnos, no construir un panal…

  • El Pan

Como con otros alimentos que ya hemos detallado, el frío endurece, y con el pan ocurre lo mismo, y aunque la humedad ablanda, en la nevera lo que realmente le da es frío…

Su exposición a bajas temperaturas le hace que sufra alteraciones moleculares que le quitan sabor y consistencia, ahora bien, si lo que tenemos entre manos es un pan de molde industrial, ese es otro cantar, eso sí guardado en bolsa para que no se seque.

El tradicional, de masa madre o pre-cocido debe estar bien tapado y en ambiente. Así en las horas que tiene el día disfrutaremos de todo el sabor y textura de un buen pan.

  • Las Patatas

Como buen tubérculo, y con altas dosis de almidón, no debe estar expuesto a temperaturas bajas, ya que su índice glucémico se elevará de forma exponencial y nos transforma a la deliciosa patata en algo harinoso y dulce.

Su conservación en temperatura ambiente es muy bien secundada con las bolsas de papel que absorben humedad y le protegen más tiempo de su descomposición.

conservación de los alimentosCon estos consejos sobre los alimentos que mejor están en seco que en refrigerado, podemos garantizar, más espacio, rendimiento y vida de nuestro Refrigerador, para así usarlo correctamente con las frutas, verduras, carnes y lácteos que sí necesitan obligatoriamente no estar expuestos a la luz, y tienen en el frío el mejor aliado para su conservación.

También te puede interesar…
nutricion saludable
Poniendo bajo mínimos al colesterol
promocion mercados municipales
Ven a tu mercado en Navidad
libros y guías
Nueva guía de alimentación de Mercasa
viajes y escapadas
España, Francia e Italia; los mejores destinos para el enoturismo

Deja una Respuesta

Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptando las condiciones nos está dando su consentimiento a la utilización de las mismas y validando nuestra política de privacidad Aviso Legal ACEPTAR

fsm-suscript

Suscríbete al Magazine

Recibe cómodamente las últimas actualizaciones de nuestro equipo de redacción en tu correo electónico.

Gracias! y Bienvenido a la comunidad de Food Service Magazine. Revisa la bandeja de entrada de tu correo electrónico para completar el proceso de suscripción.